U&S: Nuevos Aires

-

- Publicidad -spot_img

El bar El Pobre Diablo de La Floresta, galería y escenario de música en vivo, ha sido reinventado como Industria Creativa, llena de energía, pasión y propósito. Después de que el edificio fue adquirido por Uribe & Schwarzkopf en 2018, mucha gente temía que un nuevo bloque de apartamentos se levantaría en el sitio. Pero la filosofía de la empresa de “construir cultura” consiguió crear una combinación aparentemente improbable de negocios que se siembran, se cultivan y florecen. Aquí, Ñan habla con la gente detrás de Industria Creativa.

El empresario social

IMPAQTO Co-trabajando La Floresta

Es un reto enorme, admite la cofundadora de IMPAQTO, Michelle Arévalo. Pero ha sido un honor para nuestra compañía el poder continuar con el legado de la creatividad aquí. Con el increíble equipo arquitectónico de Uribe & Schwarzkopf, hemos actualizado el Pobre Diablo, lo hemos renovado, lo hemos reinventado, pero también hemos rendido homenaje a lo que este lugar era y simbolizaba.

El espacio de co-working abrió sus puertas a una nueva generación de emprendedores creativos en mayo de este año. Hoy, entrar aquí es sentir una peculiar sensación entre déjà vu y expectativa, propia de toda creación. Los carteles de los conciertos y la chimenea metálica siguen ahí, y el suelo de madera todavía cruje. Pero ahora el resplandor de los logos de Apple emana de las laptops, los baños son neutros en género y tiene un potente toque femenino: 10 murales de mujeres artistas urbanas ecuatorianas adornan las nuevas áreas abiertas, en la parte trasera de la propiedad.

“Uribe & Schwarzkopf podrían haber elegido la ruta fácil; pero creyeron en la capacidad de IMPAQTO para ser algo más que un espacio de trabajo conjunto. Estamos creando una verdadera colmena de creatividad aquí, una verdadera comunidad para generar un impacto social positivo, tanto para el barrio como para la ciudad.”

A principios de año, IMPAQTO organizó una serie de charlas sobre la economía naranja, una señal de que IMPAQTO puede convertirse en un centro para el emprendimiento cultural y creativo en la capital, uno que provoque cambios en el ritmo de la economía local, que incluso pueden llevarla a alcanzar costas internacionales distantes.

El Chef

Restaurante Terra

Álvaro Reinoso es, como todos los buenos chefs, apasionado por su empresa y su visión. Con sus poco más de 30 años, en los últimos años ha abierto nuevos caminos para la cocina ecuatoriana. Álvaro cuenta que “la misión de Terra es llegar más lejos, soñamos con ser los instigadores de nuevas tendencias que un día se convertirán en parte de la corriente principal. Se trata de hacer comida que a la gente le encante, pero también se trata de educar a los paladares locales, poco a poco.”

Con su formación en el famoso restaurante catalán de El Celler de Can Roca, Álvaro es un intrépido alquimista. Su habilidad para mezclar las preparaciones clásicas de la cocina francesa y la de vanguardia con los platos tradicionales ecuatorianos brilla en cada uno de los elementos de su menú.

Efectivamente la entrada es un tartare de carne, sí, pero viene rodeado por espuma de patata (que conserva el tradicional toque de nuestro locro) y dos capas de patata entre la carne, que recuerdan a los deliciosos llapingachos locales. Su salsa bearnesa se conjura con el sabor del taxo. Su lomo de res se prepara en harina (de siete cereales), conocida como uchujacu, que proviene de Cayambe. Su postre de helado nos lleva a sentirnos en Salcedo un domingo cualquiera, mientras que su gazpacho (inspirado en los hermanos Roca) está hecho con uvillas. La mente se deslumbra ante la experiencia, los ojos tambalean, las papilas gustativas piden una segunda orden.

Si IMPAQTO, ubicado justo al lado del restaurante, gira alrededor de la idea de comunidad, entonces Terra lo hace alrededor de la comunión: con la naturaleza, con el sabor. En medio de las mesas de mosaico, los árboles, que se entrelazan con ellas y con el techo, los tubos de cobre y los tonos tierra, aquí se crea una experiencia inolvidable, epítome de la creatividad.

El curador

Galería N24

“¡Ahora soy más feliz y mi vida es menos complicada!” cuenta riendo Pepe Avilés, el antiguo copropietario del Pobre Diablo y curador de la galería contigua llamada El Conteiner. Pepe quedó encantado cuando Uribe & Schwarzkopf lo invitó a continuar su trabajo en Industria Creativa. “Es importante que las empresas contribuyan tanto a la sociedad como a la cultura”, dice Pepe. Quito necesita espacios para el arte y el diálogo. La visión de la compañía para apoyar la cultura, para retribuir a la sociedad, es sólida y todos estamos entusiasmados con el potencial que estas alianzas tienen.

Galería N24 se basará en las décadas de trabajo de Pepe y su equipo: una casa renovada para el arte contemporáneo en todas sus fascinantes facetas. «Queremos ser una galería donde los artistas menos reconocidos y prometedores puedan encontrar público, un lugar para exponer y celebrar lo mejor de lo mejor», dice. La galería acogerá exposiciones, por supuesto, pero también presentaciones, presentaciones de libros, talleres y proyectos de incubación.

La obra de la reconocida fotógrafa ecuatoriana, Judy Bustamante, estará en este espacio a partir de enero, pero primero viene la talentosa ceramista, Natalia Espinosa. N24 promete ser una nueva fuente inestimable de inspiración y celebración por y para el arte en Quito.

INDUSTRIA CREATIVA
Isabel La Católica E24-274 y Galavis esq. La Floresta
CONTACTO
Av. Eloy Alfaro y Av. República
(593-02) 2560644 / (593-02) 2566144
rpezantes@usconstructores.com

Artículos Relacionados

- Publicidad -

Artículos Recientes

- Publicidad -

También podría interesarte
Recomendado para ti

Ñan MagazineLee Ñan 41 gratis

No pierdas la oportunidad de explorar Ecuador en este nuevo ejemplar totalmente gratuito.