San Felipe: fuente sagrada del Cotopaxi

-

- Publicidad -spot_img

Don Eloy Alberto Sánchez descubrió un día lo que hacía especial a su tierra. Una fuente de agua burbujeante. No había que hacerle nada. Era el espíritu del volcán.

Tras el descubrimiento del agua sagrada del Cotopaxi, un agua natural con gas, la familia Sánchez Villacís puso manos a la obra a la idea de distribuirla. En ese entonces (1928), no se producían botellas en el país. ¡Todas venían de Francia! Con las escasas que consiguieron, imprimieron y les pegaron las primeras etiquetas en papel.

Tampoco había carreteras. El producto se empacaba en saquillos de yute y se lo llevaba en carretilla a Latacunga. En tren partían a Guayaquil con el mismo mecanismo. Cualquiera pensaría que el siguiente destino sería la capital, pero no… ¡Fue Estados Unidos! Con la difícil pronunciación de los vocablos hispanos ‘San Felipe’, el agua se la llegó a conocer como ‘Philips’.

En la actualidad, San Felipe mantiene su calidad, sabor y tradición. Gracias al trabajo de su comprometido equipo, se posiciona como un producto ecológico y local, hecho por latacungueños de corazón: una empresa emblemática de Ecuador que con firmeza se acerca a su primer centenario de vida.

¡Pide tu Agua San Felipe a domicilio!

+593 98 701 9185
servicioalcliente@fuentesanfelipe.com
FB: /sanfelipeagua
INS: @aguasanfelipe
www.fuentesanfelipe.com

Artículos Relacionados

- Publicidad -

Artículos Recientes

- Publicidad -

También podría interesarte
Recomendado para ti

Ñan MagazineLee Ñan 41 gratis

No pierdas la oportunidad de explorar Ecuador en este nuevo ejemplar totalmente gratuito.