Por la vía de las termales: de Cotacachi a Salinas

Driving
Easy
03h 00m

Se puede llegar a Ibarra tomando la vía a Imantag, en dirección noroeste desde Cotacachi. Imantag es una pequeña comunidad que se ha visto sorprendida por un nuevo y reluciente centro educativo, que contrasta fuertemente con el empedrado y ambiente rural de los alrededores. El empedrado en realidad desaparece un poco más adelante en el camino, y desde la llegada reciente del pavimento, la experiencia de viajar por estos caminos asfaltados ya no es la misma aventura a paso lento de descubrir la vida provinciana de pueblitos perdidos en el tiempo. El desarrollo ha llegado en gran forma a la provincia de Imbabura.

Antes de Urcuquí, pasando por las plantaciones de flores de Santa Bárbara, se llega a un desvío a la izquierda que sube por un escénico camino de tierra hasta las Termas de Timbuyacu (o 'agua caliente', en kichwa), balneario creado a través de mingas comunales organizadas por la comunidad aledaña de Iruguincho. El sitio bordea los confines del Parque Nacional Cotacachi-Cayapas y, detrás de las piscinas, se puede ver el estado primario de los bosques, un buen lugar para disfrutar de la naturaleza, incluyendo una caminata de una hora hasta la impresionante Cascada de Conrayaro.

Urcuqui es el siguiente pueblo sobre el camino principal. Sería tan sólo un simpático cantón andino sin mucho más que atañerle, con su humilde iglesia y plaza ajardinada, si no fuera por la enorme estatua de San Miguel Arcángel de fibra de vidrio a su entrada; no es posible pasarlo por alto. La estatua tiene alrededor de 2 años de existencia, reemplaza a un monumento anterior al heroico Cacique indígena que durante décadas honraba orgulloso el pasado precolombino de Urcuquí. A los turistas aparentemente les gustaba tomarse fotos colgados del mismo, y aunque una asamblea general propuso el arcángel, varios habitantes mencionan preferir ‘al indio’.

El otro asunto que puede quedar irresuelto al dejar Urcuquí, es ¿por qué habrán elegido a este cantón como casa de la Ciudad del Conocimiento, Yachay? Venció a lugares como Molleturo (en Cuenca) y Machachi, al sur de Quito. Urcuquí aparentemente ofrece la tierra más llana, con clima más agradable y menos cantidad de lluvia y humedad, del país. Por lo que quizás valdría la pena Gracias a esto, explican, Yachay será catalizador de grandes ideas en el campo de la innovación y la tecnología para el país.

No muy lejos de Urcuquí, está la parroquia de Tumbabiro, un precioso y diminuto pueblo donde se comienza a notar la presencia de la comunidad afroecuatoriana de la zona. Desde aquí se puede acceder a las Termas de Chachimbiro, un centro turístico muy popular con un ineludible tobogán en forma de serpiente gigante y diferentes instalaciones para terapias de spa (incluyendo un jacuzzi con agua a más de 50 grados centígrados). El complejo está amurallado de su entorno natural por una masiva construcción de cemento (no es la pieza arquitectónica más discreta, sin duda); existen algunas hosterías que aprovechan las Termas del volcán La Viuda, entre ellas la simpática Aguasavia. Continuando desde Tumbabiro, se pasa la hermosa Hacienda de Pantaví; también se puede girar a la izquierda, hacia Pablo Arenas (para disfrutar de impresionantes vistas a lo largo del camino – el pueblo en sí es bastante rudimentario – pero de aquí se puede continuar hasta preciosos parejes como Buenos Aires o Piñán). Si no se toma el desvío, se continúa por la vía a Salinas de Ibarra.

Hace más o menos 5 años, Salinas comenzó a recibir atención debido a su estación de tren, terminal de la vía que conduce a Ibarra y que hace poco también ha sido extendida hasta Otavalo (www.trenecuador.com). La empresa de turismo Kleintours colaboró en una serie de programas sociales en el sector, incluyendo apoyo para la instauración de un interesante Museo de Sal, destacando las minas de sal de la zona, un buen restaurante en la estación, y otros proyectos sociales como el fomento educativo y empresarial de los habitantes del pueblo y actuaciones folclóricas a la llegada del tren que hacen gala de la importancia de la comunidad afrodescendiente de este cálido valle.

A las puertas de la ciudad de Ibarra, la Laguna de Yahuarcocha ("lago de sangre”, en kichwa) se extiende a un lado de la carretera, sitio legendario donde los Incas, luego de décadas de lucha, finalmente derrotaron a los Karanki (al parecer, los cadáveres de 50.000 personas fueron arrojados al agua). La totora crece aquí y con ella los lugareños fabrican productos, mientras que una pista de automóviles orilla el lago, sitio donde, cada año, en septiembre, se celebra una popular carrera automovilística.

Somethings went wrong!

Please Start Again.