Monos en Edén

-

- Publicidad -spot_img

La Amazonía ecuatoriana es uno de los lugares con la mayor cantidad de especies de monos en el mundo. ¡Sólo en el Parque Nacional Yasuní existen catorce especies! Son totalmente distintas a las de África o Asia. Considerados “Monos de Nuevo Mundo”, son evolutivamente ajenos al resto de primates y entre ellos, también se distinguen de manera muy notable (desde el más pequeño del mundo al más gruñón).

Mono ardilla, una de las especies más curiosas y juguetonas

Al pensar en monos, probablemente la primera imagen que se forma en la mente es la del chimpancé con una banana. Esta idea no representa lo que es, en realidad, observar a un mono en su estado natural, ajeno a la presencia humana y en un bosque tropical.

La Amazonía ecuatoriana, no hay que decirlo dos veces, es el  lugar privilegiado para quienes procuran observar, con un poco de suerte, las muchas especies de monos que rondan sus selvas.

En las mañanas y tardes, inconfundiblemente, podremos escuchar los rugidos profundos y amenazantes del mono aullador, cuando los machos marcan su territorio con el movimiento de un hueso especializado dentro de la garganta, produciendo un sonido emblemático de la selva amazónica que depara misterio y fascinación. A veces es en las torres de observación del alto dosel de ciertos hoteles de selva donde se dejan ver con mayor facilidad.

 

monos3
Chichico del Napo, una especie endémica de Yasuní

 

Monos en todos sus estados

Difícil es perder de vista tanto a los monos ardilla o barizos como a los monos capuchinos (o machines) que, escandalosos y montoneros, van brincando de un árbol a otro, incluso con el peso de sus crías encima. Los enormes chorongos, o monos lanudos, con su pelambre característica, al recibir besos volados muy probablemente responderán con el mismo gesto, mostrando sus caras redondas y sus grandes ojos.

¡Sólo en el Parque Nacional Yasuní existen catorce especies! Son totalmente distintas a las de África o Asia.

Otra especie no tan fácil de observar, por su tamaño y sus exigencias de hábitat es el leoncillo, que apenas cabría en la palma de una mano y que se alimenta sólo de la savia de ciertos árboles y lianas. Un poco más grandes, y más fáciles de observar, son los adorables chichicos y el fabuloso tití, con sus grandes y curiosas cejas blancas. También están los micos nocturnos o pundias (Aotus vociferans) y los ‘yeti’ amazónicos, los afelpados monos saki.

El mono cumple una importante función dentro del ecosistema. Los que son depredadores ejecutan la misión clave de controlar los tamaños poblacionales de otras especies y los que son herbívoros y frugívoros son grandes dispersadores de semillas, asegurando la reproducción exitosa de muchos árboles y plantas. Ciertas especies del país y del Yasuní se encuentran amenazadas a causa de la cacería y la creciente deforestación, destrucción y alteración de su hábitat.

Fotografías: Juan Pablo Verdesoto

Artículos Relacionados

- Publicidad -

Artículos Recientes

- Publicidad -

También podría interesarte
Recomendado para ti

Ñan MagazineLee Ñan 40 gratis

No pierdas la oportunidad de explorar Ecuador en este nuevo ejemplar totalmente gratuito.