Hacienda San Isidro: En el regazo de Mama Cotacachi

-

- Publicidad -

La reina Cotacachi esconde un secreto, y el mejor lugar para descubrirlo está en sus faldas, en San Isidro.

Durante 30 años, Rosendo Jara ha “preparado los bosques” de su pequeña estancia al pie del volcán Cotacachi, creando microclimas, fortaleciendo la tierra, recuperando antiguos cultivos y arreglando la casa de hacienda, lugar donde, con su esposa Marcela, se ha retirado para aprovechar los dulces años de la vejez y aquella prodigiosa naturaleza que, gracias a sus esfuerzos, reverdece.

“Aunque, hay que decir,” interpone Chelita al punto, “no hay ni tiempo de envejecer, ni tiempo de pensar que estamos viejos”.

“Somos una familia que recibe a otras familias”, explica entonces Rosendo Jara. Esa es la forma en la cual ellos hacen realidad su sueño de darle vida a este rincón tan especial del suelo imbabureño. Un lugar apartado, lleno de energía cósmica, de estrellas por la noche, rocío por las mañanas, con amplios jardines y recovecos para que los niños salgan a descubrir, y una decoración ecléctica, cálida, plena de las vidas curiosas que sus anfitriones llevan consigo.

Ellos hacen todo. Hacen la conversa, la comida. Chela no sólo vigila las ollas y sartenes y administra las estufas, sino que decora los platos y los sirve. Y los platos, una añeja recuperación de cultivos que están en peligro de desaparecer: deliciosas ensaladas de jícama, muchines y ‘papas fritas’ de zanahoria blanca, trucha fresca, un inolvidable postre de oca. La savia de mama Cotacachi vive en cada ingrediente, conservado con el uso de fertilizantes cien por ciento orgánicos.

Entonces, ¿por qué llora pues Cotacachi? Esto tendrás que preguntárselo a Rosendo. Estará gustoso de contarte sus secretos.

Hacienda San Isidro de Iltaquí
Camino a Morochos, antigua vía a la Laguna de Cuicocha
Cotacachi, Imbabura

+(593 6) 2991 253 / +(593 9) 98836 0886

Artículos Relacionados

Artículos Recientes

También podría interesarte
Recomendado para ti

Ñan MagazineLee Ñan 41 gratis

No pierdas la oportunidad de explorar Ecuador en este nuevo ejemplar totalmente gratuito.