Hacienda Chorlaví: los pioneros

-

- Publicidad -

Muchas haciendas en el Ecuador pueden jactarse de que su historia se remonta a la conquista española o al menos al siglo 17. Pero pocas pueden decir que son las primeras en haber desarrollado el concepto de hacienda-hotel. Chorlaví, ubicada en medio de colinas ondulantes, al suroeste de Ibarra, es una de ellas. En efecto, es la pionera.

Encontrarse con Pilar Álvarez de Tobar es comprender cómo creó una gran hostería y cómo la ha manejado tan bien por tanto tiempo. A sus ochenta –aunque aparenta setenta-, doña Pilar posee dos talentos esenciales en el negocio hotelero: un sentido de cálida hospitalidad y una gran voluntad a la que se suma su buen sentido del humor. Doña Pilar nació con una saludable dosis de ellos.

Ella y su esposo, José “Pepe” Tobar, decidieron convertir su hogar en hotel, allá por los años 70, cuando poca gente pensaba en esta posibilidad. Ellos eran –admite Pilar con una sonrisa-, “valientes e ignorantes”, acerca de aquello en lo que se estaban metiendo. Pero para ella era natural pues durante años, siempre recibía y atendía a los amigos de la familia y a extranjeros que venían al Ecuador por negocios. La casa creció y se volvió difícil de manejar. Pero el trato era el mismo, el regalo de hacer sentir bienvenidos a todos: tanto a la reina de España, el príncipe Rainiero de Mónaco o la familia de Ibarra. Doña Pilar tiene calidez para todos.

Según cuentan, Pepe Tobar era un gran organizador. Y también un soñador. Fue el autor intelectual y la fuerza para la construcción de la autopista alrededor de la laguna de Yahuarcocha, un proyecto considerado imposible en los lejanos años 70. Tobar pidió donaciones a las comunidades y pueblos de la región que contribuyeron para la construcción del que sería el mejor autódromo de América del Sur.

Los campos, llenos de sol, sombra, flores, árboles, palmas y caminos, son mantenidos hermosamente, conectando las diferentes áreas que forman el hotel: el espacio para encuentros y seminarios; el pequeño spa con su sauna y su hidromasaje; el área de juegos infantiles (con su mini pista de carreras); las nuevas suites; la piscina; las salas de bar y baile… Hoy, Chorlaví sirve a todos los segmentos, desde equipos corporativos, hasta huéspedes internacionales que buscan un escondite andino mientras exploran una de las más fascinantes regiones del Ecuador.

Con su afamada energía para llevar adelante nuevas ideas y pensamientos frescos, mientras mantiene el don de ser amable anfitriona, la familia Tobar está en el camino de conservar su lugar de pionera.

Hacienda Chorlaví
Panamericana Sur Km. 4.5
Ibarra, Imbabura

Reservations: +(593 6) 293 2222
reservaciones@haciendachorlavi.com

www.haciendachorlavi.com

Artículos Relacionados

Artículos Recientes

También podría interesarte
Recomendado para ti

Ñan MagazineLee Ñan 41 gratis

No pierdas la oportunidad de explorar Ecuador en este nuevo ejemplar totalmente gratuito.