De las fuentes del Cotopaxi para el mundo

-

- Publicidad -

Para envíos de esta agua única y ecológica, contáctense a través de WhatsApp

Don Eloy Sánchez tenía una numerosa familia. Con a su esposa, Doña Elisa Villacís, formaron un hogar con siete hijos. Todos vivían y trabajaban juntos en las tierras de San Felipe. Debido a su cercanía con el Cotopaxi, el lugar está colmado con las fuentes de agua provenientes del volcán. Un día, Don Eloy se dio cuenta de una propiedad única del agua del lugar, al probarla notó que tenía gas natural, una cualidad única.

Tras el descubrimiento, Doña Elisa puso manos a la obra a la idea de distribuir esta agua. No era una tarea fácil, pues en ese entonces (1928) no se producían botellas en el país, todas las que había venían de Francia. El ñeque e inteligencia de Doña Elisa y Don Eloy hicieron que las primeras etiquetas, impresas en papel y luego pegadas en las escasas botellas marrones con el nombre de San Felipe, llegaran a todo el país.

En ese tiempo no había carreteras para llegar a la provincia. Hoy, podemos identificar el lugar si nos alejamos de ella, pues las Fuentes de San Felipe, nombre original del producto, se encuentran al otro lado de la carretera de Quito a Cotopaxi. Decidieron llamarla ‘fuentes’ pues no se trata solamente de agua mineral, tiene algo especial que pronto se expandiría sin fronteras.

San Felipe se empacaba en saquillos de yute que eran llevados en carretillas para ser vendidas en Latacunga. Pero debían llegar más lejos. En tren partían hacia Guayaquil con el mismo mecanismo. Cualquiera pensaría que el siguiente destino fue la capital, ¡pero en realidad fue los Estados Unidos! En una presentación diferente, de color verde y con la marca incorporada en la misma botella, se exportó. Al comienzo, no tuvo acercamiento fonético con los locales, se les complicaba la pronunciación. Fue complicado, pero tuvo que adaptarse bajo el nombre de Philips.

En la actualidad, San Felipe mantiene la calidad, sabor y tradición de su producto. Cuenta ahora con dos presentaciones: agua 100% mineral natural y agua purificada (sin gas), ambas con los procesos adecuados para distribuir desde su fuente a todo el Ecuador. Gracias al trabajo de su comprometido equipo, busca posicionarse como el agua líder en el mercado horeca (hotelería, restaurantes y cafeterías), un reto que, sin duda, seguirá compartiendo logros que marcan la amplia trayectoria de San Felipe que poco a poco y con firmeza se acerca a su primer centenario.

Desde siempre, los empaques de vidrio han sido aliados de San Felipe. Hasta el día de hoy, se hace el gran esfuerzo de conservarlo para generar así una economía circular, sin desperdicios. Cada botella que se distribuye tanto a tiendas como a fieles clientes tiene una rotación de entre veinte y veinticinco turnos antes de cesar su uso. Es así como la empresa trabaja de manera incansable para compartir su maravilloso producto de una manera responsable y, a la vez, tradicional.

CONTACTO
www.fuentesanfelipe.com
+593 98 407 2526
servicioalcliente@fuentesanfelipe.com
FB: /sanfelipeagua
INS: @aguasanfelipe

Artículo anteriorIconos que se pierden
Artículo siguienteEl Edén se hunde

Artículos Relacionados

Artículos Recientes

También podría interesarte
Recomendado para ti

Ñan MagazineLee Ñan 41 gratis

No pierdas la oportunidad de explorar Ecuador en este nuevo ejemplar totalmente gratuito.